miércoles, 24 de febrero de 2010

Vasijas que hablan


Hace poco leí una noticia curiosa que sintetizo a continuación, me hizo pensar,
Muchos científicos teorizan sobre la posibilidad de reproducir sonidos “impresos” por accidente sobre una superficie blanda ,de hecho, existe un mito muy difundido acerca de la posibilidad de recuperar voces de antiguas vasijas cerámicas, que recogieron vibraciones en el barro aún fresco. Mientras la cerámica húmeda aún giraba sobre el torno, una pajilla rayaba débilmente la superficie. La finalidad del artesano se reducía a ornamentar la vasija con motivos espirales, pero como consecuencia inadvertida, su instrumento iba imprimiendo sobre la vasija las ondas sonoras que recogía del ambiente. Literalmente la pajilla iba así grabando una “pista de audio” sobre el  barro.
La recuperación posterior de aquellos sonidos mediante el uso de la tecnología moderna, es parte de un mito debatido entre los especialistas de la materia.
¿Puede una vasija grabar el sonido ambiente al ser rozada por un instrumento vibratorio? Y aún más, ¿Es o será capaz la ciencia de reproducir tales grabaciones con algún tipo de tecnología actual o futura?
La historia de la grabación de sonido por el “rayado” de una superficie se remonta a 1888, cuando Thomas Edison recogía sonidos en una lámina de estaño y posteriormente en cilindros de cera. Pero estos acontecimientos forman parte de la historia de la grabación “a conciencia”, posterior a las grabaciones “inconscientes” de Scott, y probablemente mucho posterior a grabaciones involuntarias que artesanos y orfebres pudieran haber realizado sobre sus obras. muchos científicos fantasean con recuperar  y reproducir sonidos ,la voz  contenida  de antiguos  recipientes de barro. Pero, ¿es esto una posibilidad auténtica? 
  sobre un articulo escrito Por Leonardo Vintiñi
la foto es de paco, alfarero de Moberos, Zamora

1 comentario:

  1. También me has dejado pensando, quizás es muy loco suponer que tengan sonidos, puesto que no fueron hechas esas marcas con ese propósito, quizás... quizás algo se encuentre y sería fantástico, no es disparatada la idea.

    ResponderEliminar